El gobierno de Angela Merkel prometió el lunes mejorar el sistema nacional de alerta ante catástrofes, muy criticado durante las devastadoras inundaciones, que dejaron 165 muertos en Alemania, por no haber avisado lo suficientemente rápido a la población en peligro.

De forma general, los sistemas de alerta, como la aplicación de teléfono celular “Nina”, “funcionaron”, aseguró una portavoz del gobierno, Martina Fietz, en declaraciones a la prensa.

“Pero la experiencia que hemos tenido durante esta catástrofe muestra que tenemos que hacer más y más rápido”, admitió.

 

Lea también: Estudio señala que anticuerpos de COVID-19 persisten 9 meses tras infección

 

Entre los principales señalados, la protección civil alemana, acusada de no haber avisado lo suficientemente rápido a la población residente en zonas inundables ante la gravedad de las crecidas.

Su presidente, Armin Schuster, defendió el lunes en la radio pública “la vuelta a las viejas sirenas”, para no dejarlo todo en manos de herramientas digitales, ya que las crecidas provocaron cortes de electricidad masivos y la caída de antenas de telecomunicación, lo que impidió que la gente recibiera las alertas.

También está en debate el reparto de competencias en materia de protección civil dentro de este país federal, donde se espera que las regiones estén en primera línea. Algunas ecologistas, reclaman mayor centralismo. Algo que el ministro del Interior, Horst Seehofer, rechazó el lunes.
Mientras tanto, el balance de muertos sigue ampliándose.

Al menos 165 personas, indicó este lunes un nuevo recuento, que da cuenta de numerosos desaparecidos.