El acuerdo al que finalmente pudieron llegar los poderosos países petroleros del mundo, comenzó a surtir efecto en los mercados internacionales: sube el precio del combustible y baja el dólar.