46.500 hectáreas también han sido arrasadas por los devastadores incendios que consumen el norte de California. Asimismo al menos 17 personas han fallecido.      

Ante la emergencia, el presidente de EE.UU., Donald Trump, aprobó la declaración de desastre en California, lo que facilita la intervención de ayuda y el envío de recursos federales para controlar las conflagraciones.

«En nombre del presidente de EE.UU., quiero asegurar a California que trabajaremos estrechamente con el gobernador Brown y apoyaremos a los valientes servicios de intervención inmediata», señaló el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

Las 17 víctimas mortales se registraron en los condados de Sonoma (11), Mendocino (3), Napa (2) y Yuba (1), según datos oficiales.

Las autoridades explicaron que al menos 1.500 edificios, entre viviendas y comercios, fueron destruidos por las llamas.

REDACCIÓN INTERNET – CM&