A la tensión reciente entre Rusia y Estados Unidos, se suma otro capítulo de Rusia que asegura que sus submarinos nucleares burlaron los radares, y sin que nadie lo advirtiera, se acercaron sin ser detectados a la costa de Estados Unidos.

El Ministerio de Defensa ruso anunció que acaba de concluir un provocador ejercicio militar secreto por el cual submarinos nucleares se acercaron sin ser detectados a bases estadounidenses en toda la costa del país.

La orden fue dada por la Marina rusa, bajo la instrucción de que debían navegar sin ser detectados.

Los submarinos se mantuvieron en aguas internacionales y llegaron justo a la frontera estadounidense sin violarla, según Rusia, que no especificó el lugar ni la fecha exacta en que tuvo lugar el ejercicio.

Los submarinos nucleares que participaron, cuyo número tampoco se conoce, eran de la clase Akula, desarrollada en 1984, que al contar con propulsión nuclear, pueden permanecer sumergidos hasta 100 días.