Seis policías pertenecientes al cuerpo de seguridad del Capitolio fueron suspendidos y otros 29 están bajo investigación por la toma al edificio del Congreso de EE. UU. el pasado 6 de enero.

Uno de los agentes suspendidos es un oficial que se tomó una foto junto a miembros de la turba que irrumpieron en la sede del legislativo durante la certificación de votos electorales para determinar al próximo presidente.

 

Según la cadena CNN, otros siete agentes de diferentes departamentos de todo el país, fueron añadidos a la investigación.

Desde la toma al Capitolio de Estados Unidos, el actuar de la Policía está en entredicho.

 

 

Tanto así que críticas de la ciudadanía generaron la renuncia del entonces jefe del Capitolio, Steven Sund.

Durante las incidentes murieron cinco personas, entre ellas el oficial de la Policía del Capitolio Brian Sickninck.