El telescopio espacial Hubble fue lanzado hace 30 años, tres décadas durante las que ha sido fundamental para revolucionar el conocimiento del universo y ha captado imágenes de extraordinaria y misteriosa belleza.

Bautizado en honor del astrónomo estadounidense Edwin Hubble, fue lanzado el 24 de abril de 1990 desde la base de Cabo Cañaveral (EE.UU.) a bordo de transbordador Discovery y desde entonces orbita a 560 kilómetros de la Tierra.

“El tamaño y la edad del cosmos están más allá de la común comprensión humana. Perdido en algún lugar entre la inmensidad y la eternidad está nuestro pequeño hogar planetario”, escribió Carl Sagan.

El Hubble ha sido fundamental para comprender la evolución del universo, su tamaño y edad, y ha ayudado a situar a la Tierra en un punto más preciso entre esa inmensidad y eternidad a las que se refería el astrofísico y divulgador estadounidense.

Este telescopio ha revolucionado casi todas las áreas de la actual investigación astronómica, pero también ha descubierto que, más allá del cielo, hay una impresionante explosión de colores llegadas de nacimientos de estrellas, nebulosas, galaxias y planetas.

Publicidad

Imagen: NASA

Imagen: NASA

El telescopio observa el universo visible en colores, pero envía imágenes en blanco y negro, y después, con la ayuda de datos como los de microondas, la luz infrarroja, los rayos X y gamma se producen fotografías en color.

Imagen: NASA

Imagen: NASA

Los colores de atribuyen en función de las longitudes de onda: rojo para las más largas, azul para las más cortas o verdes para las intermedias.

Imagen: NASA

Imagen: NASA

De tamaño similar a un autobús, aunque cilíndrico, el Hubble, pesa 11 toneladas, mide 13,2 metros y tiene un diámetro máximo de 4,2 metros.

Con una vida útil prevista de una década, este proyecto de la estadounidense Nasa y la Agencia Espacial Europea (ESA), ha roto todas las previsiones al cumplir treinta años, durante los que ha tenido que ser sometido a cinco reparaciones y actualizaciones.

Los inicios no fueron precisamente fáciles, pues las primeras imágenes que enviaba a la Tierra estaban borrosas. Un defecto infinitesimal hizo que su espejo principal fuera demasiado plano y por eso el telescopio necesitaba “gafas” para ver correctamente.

Aquellas «gafas», en realidad un instrumento correctivo llamado COSTAR, fueron añadidas al telescopio por los astronautas que en diciembre de 1993 viajaron hasta él en transbordador Endeavour.

Treinta años dan para muchas investigaciones y en este tiempo ha observado hacia atrás a través del tiempo para capturar la luz de galaxias que han tardado más de 13.4000 millones de años en llegar hasta nosotros.

Además, ha realizado más de 1,4 millones de observaciones que han servido a los astrónomos para saber más sobre la formación de planetas, estrellas y galaxia o sobre los agujeros negros, la expansión acelerada del universo y la misteriosa materia oscura.

Hace apenas unos días, y gracias a los datos del Hubble se determinó que el planeta Fomalhaut b, uno de los primeros detectados con imágenes directas, en 2008, nunca existió pues en realidad era una nube de polvo en expansión.

También este mes, sus observaciones ayudaron a determinar la composición del cometa Borisov, el segundo viajero interestelar llegado hasta el Sistema Solar.

El Hubble explora el cielo sin descanso y, con motivo de su aniversario, se ha lanzado una iniciativa para que las personas puedan saber qué observó el día de su cumpleaños. Basta con introducir el día y mes de nacimiento para contemplar algo fascinante del universo.