Momentos de tensión se viven en la frontera de Guatemala con México, donde miles de migrantes hondureños ignoraron el bloqueo policial y militar, saltando las vallas del control fronterizo, y lograron su objetivo de cruzar a México, en su intento por llegar a Estados Unidos.

La inmensa caravana, superó la barrera de decenas de policías antidisturbios y fuerzas militares que intentaban impedir que llegaran a México.

Esto ocurre justo cuando el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, visitó la nación azteca para reiterar la necesidad de frenar este gran flujo de personas.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, respondió que la política migratoria de su país es soberana y que la prioridad del gobierno es proteger la integridad de los miembros de la caravana.