El rey emérito de España, Juan Carlos I, es objeto de una tercera investigación judicial vinculada a un presunto blanqueo de capitales.

El anunció lo hizo la justicia este viernes, dos días después de conocerse otra pesquisa contra el exmonarca exiliado desde agosto.

Existe «una tercera investigación sobre Juan Carlos I, iniciada como consecuencia de un informe del servicio de prevención del blanqueo de capitales (SEPLAC)», indicó este viernes a la prensa la Fiscalía general del Estado.

Las pesquisas las asumirá el Tribunal Supremo, el único habilitado para juzgar al antiguo monarca, añadió la Fiscalía General, sin dar detalles sobre el contenido de la investigación ni los motivos de sospecha.

Esta misma semana se conoció la existencia de otra investigación sobre Juan Carlos I por el posible uso de cuentas bancarias a nombre de terceros que se abrió en secreto a finales de 2019 por la Fiscalía Anticorrupción, según desveló el periódico digital eldiario.es.

Vea también: Carlo Ancelotti confirma el regreso de James Rodríguez al Everton

Publicidad

Además, desde junio, el Tribunal Supremo investiga el presunto cobro de comisiones por parte de Juan Carlos vinculadas a la atribución a un consorcio de empresas españolas de un contrato por la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad en Arabia Saudita en 2011.

Juan Carlos I habría recibido en un banco suizo en 2008 una transferencia de 100 millones de dólares procedentes de la monarquía saudita.

El rey emérito en agosto se exilió en los Emiratos Árabes para «facilitar el ejercicio» de funciones de su heredero Felipe VI.

Ante el escándalo generado en España, el abogado del rey emérito aseguró días después que su cliente seguía a disposición de la justicia española.

Juan Carlos I es inmune legalmente durante su ejercicio de funciones, por tanto solo responderá por delitos después de su abdicación, en junio de 2014.

Le puede interesar: Asesor económico de Trump: «Creo que habrá una pacífica transición de poder»

En el caso de la segunda investigación, relativa al uso de cuentas bancarias a nombre de terceros, se tratan de hechos cometidos a posteriori por lo que, si se demostrara que el exmonarca utilizó ese dinero de espaldas a la agencia tributaria, podría enfrentarse a acusaciones por blanqueo de capitales.

Coronado justo después de la muerte del dictador Francisco Franco (1975), el rey Juan Carlos I jugó un papel clave en la transición democrática de España, pero su imagen se ha visto afectada en los últimos años por numerosos escándalos.