Una tigresa del Zoológico del Bronx en Nueva York dio positivo a COVID-19, dijo la institución el domingo, y se cree que contrajo el virus de un cuidador que no presentaba síntomas en ese momento.

La tigresa malaya de cuatro años llamada Nadia, junto con su hermana Azul, dos tigres de Amur y tres leones africanos desarrollaron tos seca y se espera que se recuperen por completo, dijo el zoológico en un comunicado.

«Testeamos al felino tomando todas las precauciones y nos aseguraremos de que cualquier conocimiento que obtengamos sobre la COVID-19 contribuirá a la comprensión sobre este nuevo coronavirus», decía el comunicado.

«Aunque han experimentado una disminución del apetito, a los felinos del Zoológico del Bronx les está yendo bien bajo cuidado veterinario y están alegres, en alerta e interactúan con sus cuidadores», detalló.

«Se desconoce cómo se va a desarrollar esta enfermedad en felinos grandes ya que las diferentes especies pueden reaccionar distinto a nuevas infecciones, pero seguiremos monitoreándolos de cerca».

Los cuatro zoológicos y el acuario de Nueva York, donde el número de muertos por el virus superó los 4.000, han estado cerrados desde el 16 de marzo.

No es la primera vez que un animal da positivo al nuevo coronavirus.

Para Sarah Caddy, veterinaria e investigadora de la Universidad de Cambridge, si los gatos pueden contagiarse, «no es sorprendente» que lo mismo suceda con otro felino.

Pero eso no es motivo para temer a los animales de compañía. «No hay ninguna prueba de que un felino, pequeño o grande, pueda transmitir el virus de vuelta a los humanos», afirma Caddy, haciéndose eco de la posición de la Organización Mundial de la Salud al respecto.