Un panorama desolador es el que se vive hoy en Tailandia, tras el impacto de la tormenta Pabuk que tocó tierra en el sur del país, donde cerca de 30.000 personas fueron evacuadas.

Las autoridades informaron que la llegada del fenómeno meteorológico está afectando a varias de las islas más turísticas del país, donde los vuelos y ferris han sido cancelados. Asimismo, han advertido que la población se mantiene bajo alerta, debido a las fuertes lluvias que podrían causar graves inundaciones y corrimientos de tierra durante el fin de semana.

Se espera que Pabuk afecte hasta el sábado gran parte de la costa meridional del país con fuertes vientos que podrían crear olas de hasta cinco metros en el golfo de Tailandia e inundar parte del litoral.