Una trabajadora de la salud utilizó la tarjeta bancaria de una paciente fallecida para comprar papas, dulces y gaseosas en una máquina expendedora del hospital.

El hecho ocurrió en Inglaterra, Reino Unido en el mes de enero cuando Ayesha Basharat de 23 años tomó la tarjeta y la usó solo 17 minutos después de que su titular de 83 años falleciera. La trabajadora de la salud hizo siete compras mediante el sistema que no le solicitó digitar la clave.

Podría leer: Detienen a una monja colombiana acusada de abuso sexual en Argentina

Días después, Basharat intentó utilizarla de nuevo, sin embargo, la tarjeta ya estaba bloqueada. Posteriormente, las autoridades arrestaron a la joven en el hospital, quien afirmó que se encontró la tarjeta y la confundió con la suya al momento de pagar, pese a que eran de diferente color.

Según informa el oficial investigador Andrew Snowdon, de la Policía de West Midlands, esto “fue un abuso de confianza abominable y angustioso para la familia de la víctima” quien falleció por covid.

Lea más: Retiran esculturas del Monumento a Isabel la Católica y Cristóbal Colón en Bogotá

Publicidad

El  tribunal de Birmingham de Inglaterra declaró este miércoles que Basharat es culpable de robo y fraude, imponiéndole dos condenas de cárcel de cinco meses que deberán ejecutarse simultáneamente.