Más de 60 sindicatos brasileños acusaron al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de genocidio ante el Tribunal de La Haya por su gestión de la pandemia.

«Bolsonaro ha llevado a cabo una estrategia genocida», señaló Regina Costa, secretaria general del Sindicato de los Trabajadores Públicos de la Salud en el estado de Sao Paulo.

Sin embargo, la acusación también tiene como objetivo aumentar la presión interna sobre el presidente con el fin de que «cambie la lógica» en el manejo de la crisis del coronavirus.

Entre las razones parra presentar la queja, subrayaron el menosprecio de Bolsonaro hacia la pandemia, la cual llegó a calificar de «gripecita».

Además, la férrea defensa de la cloroquina, un medicamento cuya eficacia en el combate a la COVID-19 no ha sido comprobada científicamente.

«Ese comportamiento irresponsable y que afronta las orientaciones de las autoridades internacionales de salud, con la exposición de millones de personas es crimen contra la humanidad», señala el documento de más de 64 páginas.

Brasil es el segundo país del mundo con más casos (2,4 millones) y muertes (cerca de 88.000) por el nuevo coronavirus.

«Es una tragedia general en el país. Hay mucha responsabilidad por parte del Gobierno, que no miró la pandemia como debería», recalcó la secretaría general de Sindsaude.