Millones de niños podrían verse obligados a trabajar a causa de la pandemia de COVID-19, en tanto el número de afectados por el trabajo infantil en el mundo creció por primera vez en dos décadas, advirtió la ONU este jueves.

 

Lea también: “En todo el departamento no hay una sola UCI disponible”: gobernadora del Valle

 

Un informe conjunto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de Unicef, la agencia de Naciones Unidas para la infancia, estima que a principios de 2020, 160 millones de niños estaban forzados a trabajar, es decir, 8,4 millones más que hace cuatro años.

Publicidad

Noticia en desarrollo.