Martina Madarova, una madre de 41 años, le puso caricaturas a su hija Alijah Thomas, antes de estrangularla hasta la muerte, y luego arropó a la niña con una manta en su casa en Londres, según informó el medio británico Daily Mail.

La niña de cinco años le habría rogado a su madre para que no la matará, ya que la menor le habría dicho: “Mamá, no me mates”, reveló la misma Madarova a los paramédicos.

Posteriormente, ella le respondió: “No quiero matarte, solo quiero ayudarte, no bebé, estás a salvo”, a lo que Alijah respondió: “No mamá, me estás matando”.

Le puede interesar: Adolescente murió ahogado tras perder una apuesta de piedra, papel o tijera

El plan de la madre después de la muerte de a su hija, habria sido suicidarse, pero no lo logró.

“Lo que he hecho no es normal, voy a estar en todas las noticias, las voces en mi cabeza me dijeron que lo hiciera, merezco la sentencia de muerte”, afirmó la madre.

La madre tenía problemas de salud mental y alcoholismo, además, la noche anterior al crimen Madarova estaba muy inestable.

El día de la tragedia, el padre de Alijah se había ido temprano al trabajo y unas horas después la madre le notificó que la niña había muerto.

Vea también: Una mujer se habría lanzado desde el puente de la calle 100 con autopista norte en Bogotá

Al acudir a la vivienda encontraron a la pequeña de cinco años “metida en una manta como si fuera a dormir”, pero no tenía pulso y estaba “fría al tacto”.

En una conmovedora declaración del padre de Alijah, David Thomas, describía el impacto “devastador” que la muerte de Alijah había tenido en su familia.

“No creo que alguna vez supere perderla de esta manera, era una niña brillante (…) Estaba tan orgullosa de ella”, afirmó el padre.

Cuando se le preguntó lo que pensaba de la forma de muerte de su hija, afirmando que su familia “no tenía rencor” hacia Madarova y dijo que ella era la “mejor madre” que nunca habría lastimado intencionalmente a la niña a menos que fuera por su salud mental.

“Ella es la persona más inocente que podrías conocer. Ella ve lo bueno en todos y en todo. Estoy muy conmocionado por lo que ha sucedido ya que simplemente no es ella (…) No le gustaba la violencia y no permitía que Aliyah viera dibujos animados que tuvieran un elemento de violencia en ellos”, afirmó el padre de la pequeña.

Conozca más: ¿Por qué el precio de la carne está por las nubes?

Por su parte, la mujer se declaró culpable de homicidio y recibió una condena de cinco años de cárcel, ya que el juez determino que tenía una “responsabilidad baja” por la muerte de la pequeña Alijah.

El juez afirmó que antes de la trágica muerte de la niña, Madarova había sido una “madre ejemplar” y que no había evidencia que maltratara a Alijah en ningún momento antes de la tragedia.

Sin embargo, recalcó que la madre ignoró las advertencias de familiares y amigos de buscar ayuda médica y psicológica.

“Tienes que vivir con lo que hiciste por el resto de tu vida”, le dijo el juez a la madre.