Luego de que con 200 votos a favor y 117 en contra, la primera ministra británica conservadora Theresa May superara la moción de confianza convocada por su partido; la líder mundial aseguró que seguirá adelante con el «trabajo» de materializar el «Brexit«.

Tras la victoria, la mujer en un corto discurso reconoció que un número «significativo» de 117 diputados conservadores han votado contra ella y aseguró que ha «escuchado lo que han expresado».

Con este resultado, la primera ministra no podrá ser sometida de nuevo a una moción de confianza por su propio partido en 12 meses, aunque sí podría afrontar una moción de censura contra su Gobierno por parte de la oposición laborista.

Por ahora la jefa de Gobierno trata de lograr nuevas concesiones de la Unión Europea (UE) para facilitar la aprobación del texto.