Los pacientes que sufren enfermedades crónicas deben mantener sus tratamientos pese a la pandemia del coronavirus, recuerdan las autoridades sanitarias, que también insisten en la importancia de seguir vacunándose en este periodo.

«Esta semana, (el servicio de) neumonología no recibió a ninguno de sus pacientes habituales: la gente tiene tanto miedo que ni viene… No pudieron desaparecer así como así», explica la doctora Béthsabée Garel, en el hospital Cochin de París.

Esta dermatóloga trabaja estos días como refuerzo en este servicio en primera línea contra las afecciones respiratorias vinculadas con el coronavirus.

A la vez mantiene las citas en su departamento de cancerología dermatológica. «Pero no creo que la gente mayor se presente. Es una lástima», afirma.

Algunos temen acudir al hospital y cruzarse con las decenas de pacientes contagiados por el coronavirus, otros no se atreven a contactar con los médicos a los que imaginan desbordados por la pandemia.

Para Patrick (nombre de pila modificado), que tenía una cita para un control posoperatorio en radiología, se trata de las dos cosas e incluso se sorprendió de que su clínica le confirmara su examen la víspera.

«Pensaba que tendrían cosas mejores que hacer. De todas formas, en ningún caso me iba a someter a una resonancia magnética, ¿cómo se puede estar seguro de que desinfectan la máquina después de cada paciente?», indicó.