La última reunión del Consejo Gremial Nacional, organismo que agrupa a los 21 gremios económicos más importantes del país, estuvoenmarcada por momentos de tensión y mucha discusión. Las diferencias estallaron a raíz de la votación que rechazó el ingreso de tres nuevos miembros: la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), y la Asociación de Comisionistas de Bolsa (Asobolsa); las tres habían pedido su ingreso al Consejo Gremial.

Los estatutos del consejo señalan que la aceptación de nuevos miembros tiene que ser unánime; algunos se opusieron y ahí fue Troya.

Ninguno de los tres gremiosobtuvo el apoyo general porque hubo balotas negrasque impidieron el ingreso de los nuevos gremios; esta situación caldeó los ánimos de varios presidentes de gremios que venían trabajando desde hace más de seis meses en el ingreso deFenavi, Anatoy Asobolsa en el Consejo Gremial. Algunos plantearon un cambio en los estatutos y otros,incluso,fueron más allá: hablan en privado de la opción deretirarse del consejo si los presidentes de losgremios considerados como los más grandesdel país siguenejerciendo su poder de veto en las votaciones de admisión denuevos miembros. La situación no quedó superada: el tema de la política de admisión de nuevos miembros en el Consejo Gremialserá el primer punto de discusión en la agenda de la próxima reunión, a pesar de que algunos miembros aseguran que están monolíticamenteunidos.

Digamos que en el Consejo Gremial hay una especie de consejo de seguridad de las Naciones Unidas, donde mandan cinco: Estados Unidos, Rusia, China, Francia e Inglaterra. Léase, para nuestro caso…mmm…