Las autoridades revelaron en las últimas horas que el envenenamiento de tres adolescentes ‘’intocables o dalits’’ en un poblado en el norte de la India, que causó la muerte de dos de ellas hace una semana, lo llevó a cabo un joven despechado, después de que la mayor de ellas lo rechazó el Día de San Valentín.

Las tres jóvenes de 14, 15 y 17 años, pertenecientes a una misma familia dalit (el escalafón más bajo del sistema de castas hindú), fueron encontradas inconscientes el pasado 17 de febrero en la aldea de Bahuhara, en el estado de Uttar Pradesh, atadas con su propia ropa de manos y piernas.

Dos de ellas fueron declaradas muertas en el lugar, mientras que la mayor permanece ingresada en un hospital.

El superintendente de Policía del Distrito de Unnao, Anand Kulkarni, donde ocurrió el hecho, informó después de que la joven recuperó la consciencia, tomaron su declaración.

De acuerdo con el relato de la víctima, las adolescentes estaban en el campo cuando se les acercaron dos chicos a los que conocían y compartieron con ellas agua y comida.

Publicidad

Los dos jóvenes fueron arrestados el pasado viernes y uno de ellos, Vinay de 28 años, confesó haber mezclado pesticida en el agua que ofrecieron a las víctimas.

Ya que quería vengarse de la adolescente mayor porque supuestamente ésta había rechazado su propuesta sentimental el pasado 14 de febrero, aseguró por su parte la inspectora Laxmi Singh, en una declaración recogida por el diario Indian Express.

La muerte de las jóvenes desató protestas por los continuos ataques contra los ‘’intocables’’, víctimas de abusos frecuentes cometidos por las castas superiores, que los deshumanizan y los consideran un objetivo fácil.