El tribunal electoral de Bolivia anunció este miércoles que sigue analizando la validez de la postulación de Evo Morales al Senado ante versiones de la prensa local que la daban por eliminada, y en medio de crecientes protestas que exigen inhabilitar al exmandatario para los comicios de mayo.

«Todavía no se ha tomado ninguna decisión sobre ninguna candidatura, todas las candidaturas continúan en proceso de análisis y revisión», dijo en rueda de prensa el titular del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero.

El TSE se vio obligado a aclarar la situación de Morales luego que diarios bolivianos anunciaron que el exmandatario había sido eliminado de la contienda electoral, como exigen amplios sectores civiles y políticos de derecha.

Desde noviembre de 2019, el expresidente se encuentra fuera de Bolivia, primero como asilado en México y ahora en Argentina en carácter de refugiado.

La situación de Morales, de su candidato presidencial Luis Arce y de su excanciller Diego Pary, «continúan en proceso de análisis y revisión», sostuvo Romero.

Morales, quien gobernó Bolivia durante casi 14 años, está impedido de participar como candidato presidencial en los comicios de mayo, tras anularse las elecciones de octubre pasado, en las que la OEA encontró irregularidades que derivaron en su renuncia en medio de una convulsión social, la presión de militares y un motín de policías.