El candidato republicano Donald Trump aceptó la propuesta del candidato demócrata Bernie Sanders para enfrentarse en un debate político, pero puso un precio de 10 millones de dólares por participar. El monto lo tendría que pagar una cadena televisiva y sería destinado para obras sociales.

Sanders le había hecho la propuesta de debatir inicialmente a su rival Hillary Clinton, pero en vista de que ella se negó, le hizo la propuesta al republicano.

El comentario que parecía una broma ha ido tomando cuerpo en estos últimos días. En un programa nocturno, el presentador Jimmy Kimmel le preguntó a Trump por el posible debate y él respondió que le encantaría y agregó, “¿cuánto me va a pagar?“.

Sanders respondió en su cuenta de Twitter: “Estoy encantado de que Donald Trump haya acordado debatir. Vamos a hacerlo en el estadio más grande posible”.

Representantes de Fox News y ABC News dijeron que las cadenas están interesadas en ser los anfitriones del debate.