Durante un encuentro en la Casa Blanca con líderes de la industria metalúrgica, el presidente Donald Trump anunció nuevas medidas proteccionistas para este sector.

La industria metalúrgica tendrá protección por primera vez en mucho tiempo. Se debe volver a cultivar sus industrias

dijo el magnate.

El mandatario aseguró que los aranceles estarán en vigor «por un largo periodo de tiempo», aunque evitó señalar si serán generales o aplicarán exclusivamente a un grupo reducido de países.

Esta determinación se da luego de que el Departamento de Comercio le enviara al presidente un informe detallando los efectos de las importaciones de dichos productos sobre «la seguridad nacional», recomendando aplicar estos cobros.

Expertos consideran que la medida puede desatar una guerra comercial internacional por las represalias de los países afectados. En ese sentido, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan instó al presidente a considerar las «consecuencias involuntarias» de esta medida.

Con este anuncio, Trump da finalmente un paso al frente en su retórica de nacionalismo y proteccionismo comercial.