El presidente estadounidense, Donald Trump, nominó para fiscal general a William Barr, un jurista con amplia experiencia, quien ya ocupó dicho cargo entre 1991 y 1993, y quien de ser confirmado sustituiría al exfiscal general Jeff Sessions, quien renunció a su cargo por solicitud el jefe de Estado.

Barr tendría que lidiar con la investigación del fiscal especial, Robert Mueller, sobre la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016.

El mandatario también designó a la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, como nueva embajadora ante la ONU en sustitución de Nikki Haley.

Como portavoz, Nauert debía explicar frente a periodista de todo el mundo los principios de la política exterior de Trump y ahora, de ser confirmada por el Senado, en su nuevo puesto tendrá que defender la visión de “América Primero” ante un organismo que aun ve con escepticismo a Washington.