El presidente de EE.UU., Donald Trump, viajará a Puerto Rico el próximo martes para evaluar los daños en la isla tras el devastador paso del huracán María, que ha dejado al menos 16 muertos y mantiene sin electricidad a la casi totalidad de isla.

En su anuncio indicó que el martes es la fecha más próxima en la que puede viajar a Puerto Rico y elogió la actuación del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló. También señaló que las autoridades federales están enviando suministros «cada hora».

También agradeció a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, por su labor en las tareas de recuperación pese a que la funcionaria envió un mensaje con un tono irónico en el que reclamaba la poca actuación del magnate frente  a lo sucedido en la isla y en la que afirmaba que parte de los «profundos problemas» que atraviesa la isla responde a su «frágil infraestructura y a su deuda masiva».

La alcaldesa concluyó que Puerto Rico está en «una crisis humanitaria. Hay miles y miles de personas que están volviendo a sus casas para descubrir que ya no tienen un hogar al que volver». 

Redacción Internet – CM&