El presidente Donald Trump declaró hoy una emergencia nacional para liberar miles de millones de dólares, para un muro fronterizo, una medida muy controvertida que los demócratas y algunos republicanos han calificado como un exceso de poder.

El anuncio, realizado en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca, se produjo minutos antes de que Trump firmara el proyecto de ley que impide otro cierre del gobierno y también proporciona USD 1375 millones  para cercas fronterizas, una cifra mucho menor a los USD 5700 millones que el presidente había pedido para el muro, que fue una de sus principales promesas de campaña.

“Vamos a enfrentar la crisis de seguridad nacional en nuestra frontera sur, y vamos a hacerlo de una manera u otra”, dijo Trump, hablando ante una audiencia que incluía agentes de la patrulla fronteriza y miembros de la organización “Angel Moms”, padres de niños asesinados por inmigrantes que se encontraban ilegalmente en el país.

Se espera que la declaración de emergencia cree una batalla legal y política extendida. El propio Trump predijo que el asunto terminaría ante la Corte Suprema.

“Espero ser demandado”, dijo. Pero, “ganaremos, creo”.

Los demócratas, liderados por la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi, llaman a la declaración de abuso de poder, planean tomar una resolución en el Congreso para frustrar la acción de Trump, aunque su medida probablemente enfrentará el veto presidencial.