Donald Trump culpó, sin pruebas, a una presunta conspiración que los datos preliminares de la vacuna contra el COVID-19 no se hayan publicado hasta después de las elecciones para perjudicarlo y acusó de lleno a la farmacéutica Pfizer.

El mandatario desde la Casa Blanca y visiblemente enfadado arremetió contra la farmacéutica y no aceptó preguntas de los periodistas.

«Se me puso aquí para hacer un trabajo, y Pfizer y otros iban adelante con las vacunas, ustedes no tendrían una vacuna en otros cuatro años si no fuera por mí, porque la FDA (regulador estadounidense) nunca hubiera sido capaz de hacer lo que ha hecho si yo no los hubiera forzado a hacerlo«, empezó Trump.

Vea además: Recuento de votos en el estado de Georgia confirma victoria de Joe Biden

«Y Pfizer y otros incluso decidieron no evaluar los resultados de su vacuna, en otras palabras, no sacaron una vacuna hasta después de las elecciones -denunció sin aportar pruebas-. Eso es por lo que yo hice para favorecer a naciones«.

Entonces, Trump desarrolló una estrafalaria teoría de que Pfizer «y otros» decidieron intencionadamente no publicar los datos preliminares de su vacuna en octubre, como el presidente saliente aseguró que tenían previsto.

Publicidad

Sobre el COVID-19: Autoridades sanitarias aconsejan a estadounidenses no viajar por Día de Acción de Gracias

«Decidieron atrasarlos por lo que estoy haciendo, y está bien para mí, porque francamente esto es algo muy grande, muy grande, no sé si alguien lo va a apreciar, así que esperaron, esperaron y esperaron y pensaron que iban a salir en unos pocos días después de las elecciones, probablemente habría tenido algún impacto ¿Quién sabe?«.

A partir de ahí Trump comenzó a mezclar sus teorías de supuestas papeletas electorales desaparecidas a su favor con «los juegos corruptos» de «los demócratas» y el resultado de los comicios presidenciales, en los que ganó su rival, Joe Biden.

 

Durante la campaña para las elecciones de Estados Unidos, el ahora mandatario saliente reiteró en varias ocasiones que la vacuna para la COVID-19 estaría lista hacia la fecha de los comicios, que se realizaron el pasado 3 de noviembre.

Sin embargo, funcionarios de su Administración habían estimado que podría estar lista hacia finales de año o a principios de 2021.

Lee además: Enjuague bucal puede «matar» el COVID-19 en 30 segundos, según estudio

El epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, indicó en su momento que probablemente la vacuna no estaría disponible de forma amplia para todos los estadounidenses hasta bien entrado 2021.

Este viernes, Pfizer y su socia alemana BioNTech pidieron autorización de emergencia a la FDA para poder comenzar a distribuir su vacuna, que podría suministrarse a población de riesgo a partir de diciembre.