Donald Trump se mostró desafiante ante las críticas a su plan de imponer aranceles aduaneros del 25 % para el acero, y de 10 % para las importaciones de aluminio.

Mediante su cuenta de Twitter, el mandatario señaló que “las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”.

El anuncio que provocó airadas reacciones de los principales socios comerciales de Estados Unidos, desde Canadá y la Unión Europea, quienes amenazaron con tomar retaliaciones, hasta China, país que pidió moderación a las medidas proteccionistas.

Otros gobiernos, instituciones, productores y mercados reaccionaron con temor a las consecuencias.

Las bolsas asiáticas presentaron pérdidas ante el temor a que se desate una guerra comercial, con descensos de más del 2 % en las principales plazas, unas caídas que también fueron generalizadas durante la jornada en Europa.