El presidente de EE.UU., Donald Trump afirmó que su «única razón» para permanecer en Siria era la derrota del grupo terrorista Estado Islámico (EI), un objetivo que su Gobierno considera cumplido después de haber arrebatado a los yihadistas casi todo el territorio que ocuparon en 2014.

Las declaraciones de Trump, se dan luego que medios locales, que citaron a funcionarios del Pentágono, informaran que el propio presidente había decidido retirar inmediatamente de Siria a los 2.000 soldados que luchan en ese país dentro de una coalición internacional contra el yihadismo.

Durante la campaña para las elecciones de 2016, Trump abogó por disminuir la presencia militar de EE.UU. en Oriente Medio; pero cuando llegó a la Casa Blanca, altos cargos del Pentágono lo convencieron para que mantuviera tropas estadounidenses en Siria con el fin de acabar con el Estado Islámico