A través de su cuenta de Twitter, el presidente estadounidense Donald Trump se despachó en contra de la ciudad de Filadelfia, asegurando que «tiene una historia podrida en cuanto a integridad electoral».

El mensaje se da después de que un juez rechazara el intento de su equipo de campaña para suspender el recuento de votos, con el argumento de que hubo falta de acceso a los observadores electorales.

El juez federal Paul S. Diamond sugirió que a cada partido se le permita contar con 60 observadores dentro de la sala de un centro de convenciones donde se realiza el recuento final de votos.

Entre tanto, el candidato demócrata Joe Biden tiene 264 votos electorales y debe superar el umbral de 270 para llegar a la Presidencia, por lo que si gana Pensilvania con sus 20 votos electorales, puede lograrlo.