Luego de la polémica y rechazo mundial que generaron las imágenes de la situación y condiciones de los niños inmigrantes que eran separados de sus padres, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva para detener estas acciones que afectan el tejido social familiar. 

El mandatario suscribió un documento que permitirá que los menores que cruzan la frontera sur junto a sus padres se queden con ellos en centros de detención de inmigrantes durante un plazo de tiempo dilatado, según lo dio a conocer la Casa Blanca.

No nos gusta ver a las familias separadas. Al mismo tiempo, no nos gusta que la gente entre ilegalmente en nuestro país. Esto resuelve el problema

sostuvo Trump.

«No me gustaba ver a las familias separadas ni los sentimientos que eso provoca. La firma del decreto conllevará a que haya mucha gente feliz en el país”, agregó.

Tras esta noticia que alivia la tensión que se mantuvo por la crítica internacional generada por la situación de los niños y niñas, el Gobierno norteamericano planea mantener la política de «Tolerancia cero» contra la inmigración que provocó la separación de las familias.

Mantendremos una frontera poderosa y seguirá habiendo tolerancia cero. Hay tolerancia cero para los que entran ilegalmente

añadió el presidente.

Finalmente, se confirmó que a partir de ahora, los padres serán llevados junto a sus hijos a centros de detención de inmigrantes, lo que probablemente generará demandas contra la Casa Blanca porque contraviene un acuerdo al que el Gobierno estadounidense se comprometió en 1997.