El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inició formalmente su campaña de reelección con un discurso más centrado en airear viejas pugnas que en proponer un programa para su segundo mandato, aferrado todavía al mensaje populista y apocalíptico que le llevó al poder en 2016.

En un mitin de casi una hora y media, Trump perfiló su Presidencia como una lucha por sus votantes bajo el constante «asedio» de la «clase política», y advirtió de que votar por la oposición demócrata en 2020 equivaldría a respaldar «el socialismo radical y la destrucción del sueño estadounidense».

«Me presento ante ustedes para lanzar oficialmente mi campaña para un segundo mandato como presidente de Estados Unidos», dijo Trump ante unos 20.000 simpatizantes en Orlando, Florida, uno de los estados clave en las elecciones de noviembre de 2020.

Cuatro años después de bajar las escaleras mecánicas de la Torre Trump en Nueva York para anunciar su primera campaña presidencial, el mandatario repitió las mismas ideas que ha expresado en 550 mítines desde entonces, sin que sus seguidores parecieran esperar algo distinto.

Publicidad

Trump solo mencionó de pasada el nombre de dos de sus potenciales rivales demócratas en 2020, Joe Biden y Bernie Sanders, y en cambio citó una decena de veces a la que fue su contrincante de ese partido en 2016, Hillary Clinton, mientras sus seguidores coreaban «¡enciérrenla!», igual que hace tres años.

El mandatario defendió que su sorprendente elección en 2016 supuso un repudio de la «clase política permanente que se enriqueció a expensas» de su base de votantes, y aseguró que está combatiendo a los grupos de presión y los intereses especiales en Washington, a pesar de que muchos de ellos han prosperado bajo su mandato.

Si, al anunciar su campaña en 2015, Trump llamó «criminales» y «violadores» a los inmigrantes que llegaban desde México, en este discurso advirtió de que «la migración ilegal masiva» promete «cortar el camino hacia el sueño estadounidense» a los ciudadanos «más vulnerables» de su país.

«Gracias a las políticas demócratas, los niños de escuelas en todo el país están siendo amenazados por la violenta banda criminal MS-13», indicó.

Trump insistió en su voluntad de «deportar a los inmigrantes» indocumentados y acabar con las «ciudades santuario» que los protegen, y pidió ayuda para elegir «un Congreso republicano» y «crear un sistema seguro, moderno y legal de inmigración».

Solo al final de su discurso, Trump delineó superficialmente algunas prioridades para su segundo mandato: la reforma migratoria, la renegociación de acuerdos comerciales, la sustitución de la ley sanitaria de 2010 y «la defensa de la privacidad, la libertad de expresión, la libertad religiosa y el derecho a poseer armas».

Además, reiteró que quiere llevar a estadounidenses a Marte, «erradicar el sida en Estados Unidos» y encontrar la cura para el «cáncer», una de las prioridades que se ha marcado Biden, el favorito en la carrera demócrata.