La campaña de Donald Trump dijo este miércoles que recurrirá a la justicia para suspender el conteo de votos en Pensilvania, una estrategia que ya usó en estados clave como Michigan y Wisconsin.

La campaña del mandatario republicano acusó a las autoridades electorales de prohibir a los observadores que se acercaran a menos de 7,6 metros de los conteos.

«Vamos a demandar para detener temporalmente el conteo hasta que haya una transparencia significativa y los republicanos puedan asegurarse de que todo el conteo se haga según la ley», dijo el director adjunto de la campaña, Justin Clark, en un comunicado.

Trump también exigirá un recuento de votos en el estado de Wisconsin, donde su rival Joe Biden muestra una pequeña ventaja según los resultados parciales, anunció este miércoles su jefe de campaña.

«Ha habido informes de irregularidades en varios condados de Wisconsin que plantean serias dudas sobre la validez de los resultados», indicó en un comunicado el jefe de campaña, Bill Stepien.