El partido Republicano estudia cómo dar marcha atrás en su respaldo al candidato xenófobo Donald Trump. Por el momento los congresistas le pidieron al partido no invertir más en la campaña de él.

Las frases ofensivas de Donald Trump que antes les parecían tan atractivas a los votantes más conservadores de Estados Unidos porque estaban dirigidas a atacar a los inmigrantes pobres, terminaron por ser su talón de Aquiles, cuando empezó a ponerse del lado de los enemigos mortales de su país, como el Estado Islámico, y el presidente ruso Vladimir Putin, por agredir a Hillary Clinton y al propio Obama.

La fractura del partido Republicano que ha venido gestándose con cada error de Trump, ahora es un abismo. Más de 75 miembros entre los más influyentes del partido, radicaron una carta ante el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, para pedirle que detenga el financiamiento a la campaña de Trump por las provocaciones del candidato.

La abrupta caída de Trump en los sondeos que le dan a Clinton una ventaja de más del 6,3 %, indican además, que no solo los dirigentes republicanos están abandonando a su candidato, también los votantes.

Publicidad

Esta situación ha conducido a que los congresistas que irán a las urnas para ser reelegidos o no, el mismo día de la votación presidencial, exijan a su partido que les inyecten recursos a sus propias campañas para conservar sus escaños en el Congreso.

Esta carta se suma a las advertencias de los exsecretarios de Defensa de los Estados Unidos que aseguraron esta semana que elegir a Trump sería un error histórico de Estados Unidos.

La respuesta a la carta de los congresistas y políticos del partido Republicano se conocerá en los próximos días como también los nombres más visibles de la misiva a anti-Trump.