El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunió con varias personas cuyos familiares fueron asesinados supuestamente por inmigrantes indocumentados, y les dijo que comprende su “separación» porque es «permanente» frente a al alejamiento temporal de niños de sus padres en la frontera.

“Estos son los ciudadanos estadounidenses permanentemente separados de sus seres queridos, la palabra ‘permanentemente’ es en la que debes pensar: ‘permanentemente’. No están separados por un día o dos días, están permanentemente separados porque fueron asesinados por extranjeros ilegales. Estas son las familias que los medios ignoran”, aseguró el mandatario. 

Trump arremetió contra los medios de comunicación por cubrir ciertas cosas y no dar importancia a las víctimas de delitos cometidos por indocumentados.

La reunión llega justo cuando los jueces de migración denuncian un descomunal aumento en las solicitudes de asilo; cerca de 600.000 están pendientes de resolver en todo el país, los tribunales federales de inmigración están al borde del colapso y algunos jueces reciben más de 60 casos en un solo día.

Las recientes medidas impuestas por la administración Trump, ha provocado que no solo quienes llegan de otros países soliciten asilo, sino que, incluso aquellos que ya residen en los Estados Unidos, hagan el trámite para intentar regular su situación.