La nueva orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos Donald Trump de suspender el programa de admisión de refugiados por 120 días, la mayoría de los cuales proviene de países envueltos en el conflicto islámico, y la prohibición durante 90 días de permitir el ingreso de ciudadanos de Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen ya generó reacciones en el mundo.

La primera fue la del presidente de Irán, Hasán Rouhaní, dijo que en su país aplicará la ley de reciprocidad y prohibirá el ingreso de estadounidenses durante tres meses a su país.

De otra parte y queriendo evitar deportaciones masivas, algunas líneas aéreas como Egypt Air, Qatar Airways, Emirates y Turkish Airlines, empezaron a rechazar pasajeros de esos países con destino a Estados Unidos aún teniendo visa de residentes o siendo estudiante regular de universidades norteamericanas.

En suelo norteamericano también hubo reacciones. En algunos aeropuertos y vías cercanas las personas con pancartas rechazaron las órdenes de Trump y alzaron su voz en defensa de inmigrantes y refugiados.

Publicidad