La red social Twitter informó este martes de que cerró una cuenta gestionada por un grupo de supremacistas blancos que se hacían pasar por parte del movimiento Antifa (antifascista) y llamaban a la violencia en las calles de Estados Unidos.

La compañía de San Francisco indicó a través de un comunicado, que la cuenta @Antifa_US, con unos pocos cientos de seguidores, «violaba las políticas de manipulación de la plataforma y spam» de la empresa, en particular las referidas «a la creación de cuentas falsas», y que por tanto se procedió a su cierre.

La cuenta @Antifa_US era gestionada por el grupo supremacista blanco Identity Evropa, y llamó la atención de los responsables de Twitter después de que publicase el mensaje «Esta noche diremos que le jodan a la ciudad e iremos a las áreas residenciales, a los barrios blancos, y tomaremos lo que es nuestro».

El mensaje también iba acompañado de la etiqueta «Las vidas negras importan» y de un mensaje grosero hacia EE. UU., con el objetivo de atizar las protestas desatadas en varias ciudades del país tras la muerte a manos de la Policía del afroamericano George Floyd en Mineápolis (Minesota) la semana pasada.

Antifa es un movimiento de corte anarquista que no cuenta con una estructura jerárquica ni un programa definido, y cuyos objetivos van desde la lucha antisistema más radical a la búsqueda de la justicia social más idealista.

Pero la meta común de sus partidarios pasa por anular a los grupos fascistas, racistas, neonazis y de extrema derecha, reventando sus manifestaciones y evitando que promuevan o hagan gala de sus posturas supremacistas, contrarias a las minorías, a las mujeres o a los miembros de la comunidad LGTB.

El jefe de Estado norteamericano, Donald Trump, acusó a la Antifa de estar detrás de los enfrentamientos con la Policía, saqueos de tiendas y la violencia callejera producidos en los últimos días, y ha dicho que declararía al movimiento como organización terrorista, algo complicado de llevar a la práctica.