La Unión Europea dejará de exigir a partir del lunes 16 de mayo el uso obligatorio de tapabocas en aviones y aeropuertos, informó el miércoles la agencia de seguridad aérea, ante la disminución de los casos de covid en Europa.

“A partir de la próxima semana, los tapabocas no serán obligatorias para los viajes aéreos”, declaró el director ejecutivo de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA), Patrick Ky, en un comunicado.

Lea más: Pasajero de vuelo sin experiencia logró aterrizar un avión luego de que el piloto quedara incapacitado

Ky señaló que el levantamiento de esta obligación es “un gran paso hacia la normalización del transporte aéreo”. 

La principal agrupación de aerolíneas del mundo, la IATA, celebró este nuevo protocolo afirmando que da a los viajeros “la libertad de elegir si llevan o no un tapabocas”, indicó Willie Walsh, su director general.

Podría ver: Conmoción por muerte de periodista de Al Jazeera durante operativo israelí en Cisjordania

Los pasajeros “pueden viajar con toda tranquilidad sabiendo que las numerosas características de la cabina del avión, como la alta frecuencia con la que se cambia el aire y los filtros de alta eficacia, hacen de este lugar uno de los más seguros”, afirmó.

La AESA señaló sin embargo, que la mascarilla facial sigue siendo una de las mejores formas de protección contra la transmisión del COVID-19, especialmente para las personas vulnerables.

Le recomendamos leer: Fiscal Barbosa afirma que grupo de criminalística asumirá actividades investigativas en caso de fiscal Paraguayo

La entidad europea también señaló que las reglas sobre los tapabocas “van a seguir evolucionando después de esta fecha, dependiendo de las compañías aéreas”. 

Por ejemplo, el uso de mascarilla será recomendando para los vuelos hacia o desde una destinación donde sea obligatorio su uso en los transportes públicos, indicó la agencia en el comunicado.

Podría leer: “No voy a ir a Twitter”: Trump rechaza a Musk tras ofrecerse a levantar su veto de la red social

En términos generales, los pasajeros “deben comportarse de forma responsable y respetar las decisiones de aquellos que los rodean”, destacó la EASA y señaló que “un pasajero que tose y estornuda debería considerar utilizar un tapaboca para tranquilizar a quienes están sentados cerca”.