La Unión Europea estudia la apertura gradual de los países que conforman el grupo a partir del 1 de julio, pero no permitiría el ingreso de viajeros provenientes de Estados Unidos por el riesgo de contagio que representan, según The New York Times.

El periódico señala en un artículo publicado en su página web, que dicho acceso no está contemplado en los borradores de la norma que establece el permiso para el ingreso de viajeros a los países de la UE.

Además de los estadounidenses, la norma también afectaría a los viajeros brasileños y rusos, dados los altos casos de COVID-19 en sus países.

Según The New York Times, la Unión Europea plantea dos listas de visitantes aceptables, en ambas se excluye a Estados Unidos y otros países considerados riesgosos.

Escenario diferente para China, que en ambas listas está incluido, así como los países en desarrollo como Cuba, Uganda y Vietnam.

La decisión final sobre la reapertura de las fronteras se tomaría a principios de la próxima semana, antes de que el bloque se vuelva a abrir el 1 de julio.

Esta prohibición no es descabellada, dado que en marzo, cuando Europa era el epicentro de la pandemia, el presidente Donald Trump arremetió con la Unión Europea y prohibió el ingreso a Estados Unidos de los viajeros provenientes de los países del grupo.

El panorama para EE. UU. cambio rápidamente, ya que cuando Trump anunció dicha restricción (marzo) solo tenía 1.100 casos y apenas llegaba a las 38 muertes.

Tres meses después, Estados Unidos está a punto de llegar a los 2.4 millones de casos confirmados y supera las 123 mil muertes por COVID-19.

Para inicios de junio, Donald Trump dijo que Europa estaba “progresando” y aseguró que algunas restricciones se levantarían pronto, pero hasta ahora siguen iguales.

Algunos impactos que tendría la Unión Europea al prohibir el ingreso de viajeros estadounidenses a los países del bloque, serían los económicos, principalmente los obtenidos por el turismo y los negocios.

Funcionarios involucrados en las conversaciones para establecer la norma, afirmaron que «la Unión Europea se está basando en los criterios científicos y no en los políticos», para excluir a EE.UU., según el periódico.

En tema de datos y en lo que respecta a Brasil, el gigante suramericano es el segundo país del mundo con más contagios por COVID-19 después de Estados Unidos.

El vecino de Colombia, alcanza los 1.1 millones de casos confirmados y supera las 51.500 muertes por el nuevo coronavirus.

Por su parte Rusia llegó a los 600 mil casos confirmados y tiene de 8.359 fallecidos.