La Unión Europea (UE) impuso este lunes sanciones a ocho personas más en el contexto de la crisis política que atraviesa Nicaragua e incluyó en ese grupo a la vicepresidenta del país, Rosario Murillo.

El Consejo de la UE, que reúne a los Estados miembros, indicó en un comunicado que las medidas restrictivas se adoptan contra esos ocho individuos “como responsables de graves violaciones de los derechos humanos o de acciones que socavan la democracia y el Estado de Derecho en Nicaragua”.

 

Lea también: Juez deja libres de nuevo a mamá y padrastro de Sara Sofía

 

“Las medidas van dirigidas contra personas y están concebidas de modo que no perjudiquen a la población ni la economía nicaragüenses”, destacó el Consejo.

Tras el anuncio de hoy, son en total catorce las personas sancionadas por la UE en Nicaragua.

Además de Murillo, entre las ocho personas figuran el presidente de la Asamblea Nacional del país, Gustavo Porras Cortés; la fiscal general, Ana Julia Guido Ochoa; o la presidenta de la Corte Suprema de Justicia de la República de Nicaragua, Alba Luz Ramos Vanegas.

También se incluye al hijo del presidente Daniel Ortega y de la vicepresidenta, Juan Carlos Ortega Murillo.

 

Podría interesarle: Emiten circular roja en 196 países en contra de alias ‘Jhon Mechas’

 

Los sancionados tienen inmovilizados sus bienes y, además, los ciudadanos y las empresas de la UE están sujetos a la prohibición de poner fondos a su disposición.

Asimismo, las catorce personas tienen prohibido viajar a la Unión, lo que les impide entrar al territorio comunitario o transitar por él.

El Consejo aseguró que la situación política en Nicaragua “se ha deteriorado aún más en los últimos meses” y añadió que “el uso político del sistema judicial, la exclusión de candidatos de las elecciones y la inhabilitación arbitraria de los partidos de la oposición son contrarios a los principios democráticos básicos y constituyen una grave violación de los derechos del pueblo nicaragüense”.

“Estas acciones socavan aún más la credibilidad del proceso electoral, ya obstaculizado por una reforma electoral que no cumplió con las recomendaciones de las misiones de observación electoral de la Organización de los Estados Americanos y la UE”, aseveró.

El club comunitario recordó que ha instado “reiteradamente” al Gobierno nicaragüense a que cumpla “sus propios compromisos, la Constitución de Nicaragua y las leyes y normas internacionales en materia de derechos humanos”.