Pequeñas cruces de madera y metal, algunas pintadas de blanco, otras ya caídas, se alinean en el sector 108 del cementerio Flaminio de Roma.

Todas llevan nombres de mujer pero ninguna de ellas está enterrada ahí, únicamente optaron por un aborto legal.

El descubrimiento de ese cementerio de fetos abortados y enterrados sin la autorización de la madre, cuyo nombre aparece en las tumbas, provocó una oleada de indignación y denuncias por parte de las asociaciones de defensa de los derechos de las mujeres.

«Pensar que alguien se ha apropiado de su cuerpo, que ha celebrado un rito, que lo ha enterrado con una cruz que lleva mi nombre encima, fue abrir una herida», contó a la AFP Francesca, una de las madres afectadas.

«Me siento traicionada por las instituciones», lamenta.

En septiembre de 2019, Francesca, de 36 años, quien reside en Roma, decidió abortar porque el feto presentaba un grave defecto cardíaco.

Publicidad

Un año después, descubrió que el feto fue enterrado sin su consentimiento y con un símbolo religioso que no la representa.

– Escándalo en Facebook –

Francesca no es la única indignada. Hace un mes otra mujer que tuvo un aborto descubrió su nombre en una cruz en el cementerio Flaminio, por lo que decidió publicar en Facebook una foto sobre el caso, desatando reacciones, comentarios y protestas.

Para Elisa Ercoli, presidenta de la asociación de defensa de la mujer «Differenza Donna» (Diferencia Mujer), se trata de «un acto horrible y autoritario», por lo que ha decidido pedir una investigación oficial.

En Italia, que legalizó en 1978 el aborto, se autoriza la interrupción del embarazo dentro de los tres meses posteriores a la concepción, pero también autoriza a los médicos invocar la objeción de conciencia, lo que dificulta abortar libremente.

En un país sumamente católico, siete de cada diez ginecólogos se niegan a realizar abortos, por lo que en algunas regiones son pocos aquellos dispuestos a prestar ese servicio médico público.

La mayoría de las cruces en el cementerio romano son de mujeres que abortaron entre 2017 y 2020, pero se entierran fetos desde el año 2005 y no sólo en la capital.

– Como un castigo –

Muchas mujeres, incluida Francesca, se enteraron de que sus fetos fueron enterrados sólo después de la denuncia aparecida en Facebook el pasado 28 de septiembre.

Francesca, que no quiso revelar el nombre del hospital público donde interrumpió su embarazo, contó a la AFP que en tres ocasiones pidió información sobre el feto, pero que nunca le informaron sobre el eventual entierro y que solo recuerda que firmó unos papeles en el momento de las contracciones.

«Ver mi nombre en la cruz fue como recibir un castigo», confesó Francesca.