Once ciudades de Estados Unidos mantienen protestas permanentes en contra de elección de Donald Trump como presidente.

En Portland, Oregon, cuando los manifestantes bloqueaban el puente Morrison un hombre descendió de su vehículo y abrió fuego hiriendo a una persona.

Los indignados expresan temor de que en el gobierno de Trump se pierda lo alcanzado en derechos para las minorías, las mujeres y la marihuana.

Hasta a las afueras de la Trump Tower han llegado a protestar por el nuevo inquilino de la Casa Blanca que el 20 de enero tomará posesión de su cargo.

Publicidad

Pero sumado a las protestas, se ha denunciado que en los últimos días han aumentado los ataques racistas y los insultos contra los inmigrantes.

Mientras las personas siguen apoderándose de las calles con su voz de protesta, el presidente Trump, le resta importancia a la indignación ciudadana, afirmando que los medios son los que incitan a estas manifestaciones y que él está enfocado en formar su gabinete para empezar a trabajar en sus tres prioridades: inmigración, sanidad y creación de empleo.