Muchos son las secuelas, efectos secundarios y colaterales que deja el COVID-19. Sin embargo, una surrealista historia de este carácter le está dando la vuelta al mundo.

A través de un podcast, un hombre estadounidense de 30 años aseguró que su aparato reproductor se encogió 1.5 pulgadas (3.81 centímetros), como resultado de un daño vascular que sufrió luego de contraer el virus.

El hombre contó para su podcast How To Do It, en el que emite consejos sexuales, que padeció la enfermedad severamente en julio del año pasado.

Conozca más: Monos robaron a un bebé y lo mataron en un tanque de agua

El sujeto relató que, al salir del hospital, empezó a sufrir síntomas relacionados a una disfunción eréctil, que con el tiempo ‘fueron mejorando’.

“Mi pene se ha encogido. Antes de enfermarme, estaba por encima del promedio, no enorme, pero definitivamente más grande de lo normal. mis médicos parecen pensar que es probable que sea permanente”reveló el ciudadano estadounidense.

En declaraciones recogidas por el diario Daily Mail, el sujeto dio a conocer que problema ha tenido un impacto negativo en su autoestima, así como en sus ‘habilidades en la cama’.

También puedes leer: Juzgado cita a Zuckerberg: Peruano le reclama 300.000 dólares por dejarle un mes sin Facebook

Disfunción erectil como ‘efecto colateral’ del COVID

En relación al hecho, el urólogo Charles Welliver, director de Salud Masculina de Albany Medical College en Nueva York,dijo que el COVID si podría causar la disfunción eréctil, pero cuyo efecto persiste en un corto periodo de tiempo.

“Los estudios han demostrado que los hombres pueden tener priapismo, la erección prolongada que es peligrosa en sí misma, y los hombres también pueden tener disfunción eréctil por Covid, por lo que puede ir en ambas direcciones”  manifestó el doctor Welliver.

Las hipótesis sobre este efecto secundario ya habían empezado en Londres.

La Universidad College realizó un estudio con más de 3.400 hombres, donde descubrieron que el ‘acortamiento del pene’ era un síntoma extraño que sufrieron 200 de ellos, después de contraer el virus.