Un ciudadano en Dallas (estado de Texas, Estados Unidos) baleó a una mujer en el cuello, pero el proyectil se desvió después de salir de su cuerpo y lo impactó de forma accidental en la pierna, hiriéndolo mortalmente.

Las autoridades locales informaron que, al llegar al lugar de los hechos, encontraron un enorme ‘charco de sangre’ regado frente a un apartamento, en respuesta a una alerta de tiroteo.

Pese a rastrear la sangre salpicada, la policía texana expuso en un comunicado que en ese instante no habían personas dentro del apartamento, ni vivas ni muertas.

También puedes leer: “Endeudamiento del país es crítico”: gobierno Petro

Tras la primer pesquisa, hecha el pasado sábado, la Policía esclareció los hechos con exactitud este domingo. Incluso, expuso el nombre de la inesperada víctima mortal.

“La investigación preliminar determinó que en el apartamento, el hombre, Byron Redmon, de 26 años, disparó a la víctima adulta en el cuello. Luego, la bala salió y golpeó a Redmon en la pierna. Redmon murió en el hospital”, escribió el Departamento de Policía de Texas en un trino.

El portal local Dallas Morning News informó que la mujer que recibió el impacto de bala en principio fue llevada a un hospital local donde fue tratada y dada de alta, suerte con la que no corrió su ‘victimario’.