Un incendio, cuyo origen se desconoce, arrasa el Museo Nacional de Río de Janeiro, el más antiguo de Brasil y que alberga unos 20 millones de piezas que datan de diferentes periodos de la historia.

El fuego se presentó cuando el recinto estaba cerrado y solo había cuatro vigilantes en su interior que lograron salir a tiempo.

Dentro de los elementos preciados se encuentra el esqueleto de «la primera americana», animales disecados, momias y decenas de huesos de dinosaurios. Aún se desconoce si han sido consumidos por las llamas.

El cuerpo de Bomberos sigue trabajando para intentar contener el fuego, ya que, aunque las llamas se reavivaban por momentos, están concentradas en la parte posterior del edificio.

Cabe recordar, que el edificio donde se albergaba el museo, fue la residencia oficial de la familia real portuguesa en Brasil y afrontaba dificultades financieras en los últimos años debido a los recortes de presupuesto.

Publicidad

En un comunicado oficial, el presidente del país, Michel Temer, lamentó el suceso, que calificó como «un día trágico para la Museología» del país.