En Castellón, España, un joven de 17 años fue acosado fuertemente por un hombre de 62 años identificado como Vicente Paradís, quien envió constantemente mensajes de texto al menor hasta que se quitó la vida.

El pasado 27 de julio, seis años después del suicidio del joven, las autoridades condenaron a Paradís por homicidio.

Le puede interesar: Padres le enseñaron a disparar a su hijo de 6 años y este mató a su hermana pequeña

Iván, y Vincent se conocieron por internet y después de charlar un corto tiempo, el joven decidió dejar de contestar los mensajes del hombre, acción que molestó a Paradís hasta el punto de amenazarlo.

El acusado envió alrededor de 119 mensajes de acoso, que lograron sumir a Iván en desespero y depresión.

“Te voy a enseñar a no hacer perder el tiempo”, “te voy a enseñar a no fastidiar”, “voy a por ti”, “lo sentirás porque mañana por la mañana esto estará en manos de mi abogado”, “te juro que te vas a comer un buen marrón” (un buen problema), “voy a arruinar a tus padres por tu culpa”, son algunas de las frases que le envió, según informa el diario español El País.

La víctima pidió en reiteradas ocasiones al hombre que se detuviera, y exactamente en 11 oportunidades le dijo que si no paraba el acoso, él se suicidaría, a lo que el hombre contestaba que no le importaba que ese era problema de sus padres.

A las 18.40 del 1 de diciembre de 2016, Iván se lanzó al vacío desde la azotea de su casa.

La familia de la víctima ante este hecho afirmó a las autoridades no tender idea de lo que estaba viviendo Iván; únicamente una prima del joven admitió que le había dicho que un hombre lo estaba amenazando, pero que nunca profundizó en el tema.

Le recomendamos leer: Fiscalía de Barcelona pide ocho años de cárcel para Shakira

Por último, la justicia tomó la decisión de declararlo culpable, ya que Vincent Paradís, tenía conocimiento del malestar que le provocaba al muchacho y aun así nunca se detuvo, incluso seguía enviando mensajes después de que Iván se suicidó.

“Era sabedor de la angustia y el desasosiego que le estaba causando, hasta el extremo de querer quitarse la vida, y conociendo la alta probabilidad de que se produjera la muerte del menor y aceptándolo, continuó mandándole mensajes”, indica el jurado en su veredicto.

Sumado a esto, a la acusación de homicidio se le sumará una agravante, ya que el hombre de 62 años sabía que estaba tratando con un menor de edad.

El jurado definió que Paradís, “se aprovechó expresamente y concretamente de tal situación, sabiendo y conociendo de la inmadurez y de la vulnerabilidad del menor”.