En Estambul, Turquía una niña salvó la vida de su pequeño hermano que por poco muere estrangulado.

El dramático momento ocurrió cuando los pequeños tomaron el ascensor y el niño, quien llevaba alrededor de su cuello una larga cuerda con la que jugaba, quedó atrapado entre las puertas del ascensor.

Su hermana actuó rápidamente sosteniéndolo por las piernas, al tiempo que presionaba el botón para cancelar el descenso del ascensor.

Por fortuna, el menor no sufrió heridas graves.