El tribunal egipcio que condenó a muerte a finales de junio a un hombre por asesinar a una estudiante al frente de su universidad, después de que la joven rechazara su propuesta de matrimonio, exigió este domingo que su ejecución sea transmitida en directo.

Este juicio, que duró dos días, fue particularmente mediático: primero, el video del asesinato con cuchillo de Nayera Achraf frente a su universidad fue compartido masivamente en Internet.

Lea más: Cárcel a un importante integrante de ‘Los Fríos’, uno de los más buscados por fleteo en Bogotá

Luego, el juicio de su asesino, Mohammed Adel, fue grabado, algo extremadamente raro y transmitido en directo por algunos medios de comunicación.

Además, el caso había provocado un debate fuera de Egipto porque unos días después del homicidio de Achraf, una estudiante jordana, Imane Erchid, también fue asesinada a tiros en Ammán, probablemente por las mismas razones.

Quizás le interese: Sancionan al alcalde de Marulanda, Caldas, por incumplimiento en instalación del proyecto de gas domiciliario

La instancia de Mansura, a 130 km al norte de El Cairo, que dictó la pena de muerte un mes después del crimen, pidió este domingo al Tribunal de Apelación una exención para poder transmitir en directo la ejecución.

En su solicitud, el tribunal considera que “la difusión, aunque sea sólo del inicio del procedimiento, podría permitir disuadir al mayor número”. 

Lea también: “Mamá me atacó”, dijo un niño de 11 años momentos antes de morir

También pidió al Parlamento que modifique la ley para autorizar estas transmisiones con mayor frecuencia.

Egipto es el país que más condenas de penas de muerte impone, según Amnistía Internacional. En 2021, el país norteafricano llevó a cabo el tercer mayor número de ejecuciones del mundo.

Lea más: Neutralizan a cinco miembros del Clan del Golfo en Antioquia

Pero, estas sentencias nunca se ejecutan en público ni en directo, salvo raras excepciones. En 1998, por ejemplo, tres hombres que mataron a una mujer y a sus hijos durante un robo fueron ejecutados en directo por televisión.