En la tarde de este viernes, habitantes de una localidad de Buenos Aires, Argentina, descubrieron restos de un cuerpo en una bolsa de basura, además, dentro de un balde había una cabeza.

Tras los peritajes se identificó a la víctima, se trataba de Daniel Tomás Silvero de 56 años de edad, un hombre que era buscado por su familia luego de denunciar su extraña desaparición desde el 1 de junio.

Lea más: NASA lanza primer vuelo de satélites para monitorear huracanes

De acuerdo con la primera apreciación de los expertos, las piernas no presentaban un avanzado estado de descomposición y estaban cortadas a la altura de las rodillas y se extendían hasta los pies.

Al identificar al hombre, su pareja Laura Marcela Campos, una mujer de 46 años, afirmó haberlo asesinado a golpes y, además declaró que luego del crimen, descuartizó el cuerpo y arrojó las extremiadades en distintos lugares de Buenos Aires.

Podría ver: Video | Orangután atrapó a un hombre y lo arrastró a su jaula

De otra parte, Daniela, una de las hijas de Tomás, sostuvo que ni ella ni sus hermanos mantenían ninguna relación con Campos y solo sabían que la pareja se casó hace dos años.

“Todo nos llamó la atención desde el día en que mi papá desapareció porque él no se desvinculaba con sus hijos ni por mensajes de texto (…) Somos varios hermanos y siempre estaba conectado. Si no era con uno era con el otro”, expresó Daniela.

Lea más: Senadores de EEUU anuncian acuerdo para limitar la violencia con armas de fuego

De igual forma, la hija de la víctima resaltó que su padre manifestó en más de una oportunidad “que se peleaban con [Laura], que había violencia intrafamiliar y que incluso lo robaba”.

A esta declaración se suma la de Milagros, otra hija de Tomás. Según ella, el miércoles su padre le envió un mensaje de texto muy extraño diciendo que se iba a ir a buscar otro apartamento y que cambiaría de número de celular.

Conozca más: Desde Nueva Zelanda, se da inicio a las votaciones en el exterior para segunda vuelta presidencial

Ella no creía que ese aviso lo hubiera enviado él por los errores de ortografía. Además, contó que el hombre había dejado una carta en la casa de su anterior familia, en donde alertó que si le pasaba algo lo buscaran en su vivienda actual.

Por su parte, Laura permanecerá detenida hasta que un fiscal escuche su declaración debido a que no tenía validez.