Vecinos de una comunidad en Guatemala encontraron a una mujer ‘bañada en sangre de su marido’, quién estaba en el piso decapitado, según reporta Univisión.

Carmela Jolomá Yat contaba con 7 meses de embarazo, en el momento en que cometió el crimen. De acuerdo con diarios locales, la mujer asesinó a su esposo tras tomar un machete y degollarlo porque, al parecer, el hombre llegó borracho a casa e intentó abusar de ella.

Los vecinos del sector retuvieron a Jolomá Yat, quien decidió entregarse ante las autoridades de su país confesando el crimen. Según registra Univision, la mujer “aprovechó un descuido de su marido para decapitarlo”, alegando que desde hace meses venía sufriendo malos tratos.

Habitantes de un barrio en Cobán, departamento de Alta Verapaz, señalan que “oyeron un grito desgarrador” del hombre instantes previos a ser decapitado.

También puedes leer: Caos en aeropuerto de Cancún por supuesto tiroteo

Alarmados, los hombres hallaron a la mujer con el cuerpo de Julio Cucul, con su cabeza desprendida y tirado en el piso. De inmediato, los testigos retuvieron a la mujer a la fuerza, y la llevaron a una estación de policía para que confesara.

Allí, una jueza que llevó a cabo el caso interrogó a Carmela, cubierta de sangre y esposada. La mujer si confesó asesinar a su marido, pero argumentó que lo hizo en defensa propia tras señalar que “su vida y la de su hijo corría peligro”.

Al margen de los efusivos reclamos de la comunidad, quienes expulsaron del sector a los familiares de la confesa asesina, la jueza manifestó estar de acuerdo con la versión que le entregó Jolomá Yat, y decidió dejarle libre.