El presidente de la comisión independiente que investiga los abusos sexuales cometidos contra menores en el seno de la Iglesia en Francia desde 1950 dijo el martes que el número de víctimas llegaría “al menos a 10.000”, una estimación que aún es provisional.

En junio, la comisión había contabilizado en un primer recuento “3.000 víctimas”, una cifra que “ciertamente no refleja la totalidad”, dijo Jean-Marc Sauvé. “Es posible que esta cifra se eleve al menos a 10.000”, añadió.

Pero “la gran pregunta que surge es: ¿a qué porcentaje de víctimas hemos llegado? ¿Al 25%, al 10%, al 5%?, ¿o a menos?”, se preguntó Sauvé.

El presidente de esta comisión afirmó en junio que la cifra de agresores podría evaluarse en 1.500, pero esta vez no avanzó nuevas cifras.

“En algunas congregaciones católicas y comunidades religiosas se instauró un auténtico sistema de abusos (…) Pero se trata de una minoría”, declaró.

Esta comisión de investigación independiente, creada en 2018 por la Conferencia Episcopal francesa y las congregaciones religiosas tras numerosos escándalos de abusos, entregará sus conclusiones a finales de septiembre.