El médico epidemiólogo y asesor de la Casa Blanca Anthony Fauci dijo que cuando exista una vacuna contra el coronavirus, su aplicación no será forzada por el gobierno federal en Estados Unidos, aunque podría ser obligatoria por normas locales para los niños.

«No podemos forzar o intentar obligar a las personas a que se vacunen, nunca lo hemos hecho«, dijo Fauci, miembro del grupo que asesora durante la emergencia sanitaria a la Casa Blanca, en una charla por video con la Universidad George Washington.

«Podemos hacerlo obligatorio para ciertos grupos, como el personal médico, pero no podemos hacerlo para la población en general«, continuó, dando el ejemplo de los Institutos Nacionales de Salud, donde el personal de enfermería no puede atender a los pacientes a menos que hayan recibido la vacuna contra la gripe durante la temporada de esa enfermedad.

Unas horas antes, el primer ministro australiano anunció que cualquier vacuna contra el coronavirus será obligatoria en ese país, salvo indicación médica en contrario.

La estructura federal de Estados Unidos, y el rechazo de parte de la población a medidas como la obligación de llevar el tapabocas, hacen poco probable la vacunación obligatoria para todos los habitantes.

«Sería incontrolable e inapropiado«, insistió Fauci.

Publicidad

Sin embargo, eso no excluye que se imponga en cualquiera de los 50 estados la obligación para que los niños accedan a la escuela.

Eso ocurre actualmente con varias vacunas como el sarampión, con exenciones por motivos médicos y, en varios estados, religiosas.

El gobierno de Trump pedió por adelantado cientos de millones de dosis e invirtió en proyectos de seis compañías que desarrollan posibles vacunas, y afirmó que las dosis serán gratuitas.